Danza en sitios que no esperas.











Hoy fui yo la espectadora de una bella coreografía del agua en el interior de una cueva cántabra.

Formas excéntricas. Techos adornados con las más bellas lámparas naturales, blancas, parecían techos de nieve.  De fondo las gotas de agua adornaban acústicamente con una bella composición, todo aquello que deleitaba a la vista, al unirse con un soplao como se dice en el argot minero, la sinfonía que formaban los sonidos, rozaba la perfección junto a las caprichosas formas del agua….

La Vida es Danza