10 febrero 2014

Los eternos aprendices. Los Maestros

Cursos de Formación Flamenco Árabe Mónica Tello
Alumnos de la formación MT Evolution Dancers.

Los Maestros

Resulta gratificante y revelador el ser maestra y el ser alumna a la vez….

El maestro da clase para el alumno, todo su trabajo se centra en los otros, y el trabajo mental del maestro en agotador ya que tienes que atender a muchas variantes durante una clase, marcar ejercicios, previa preparación, estar atento no sólo de la técnica de los alumnos y su correcta ejecución, también a su evolución de cada día y de cada uno, a comprobar que todo se entiende, un sin fin de cosas.

El alumno recibe y trabaja para sí, no sólo trabaja el cuerpo, trabajan la mente, pero el trabajo es individual y para sí.

En mi vida se conjugan semanalmente éstas dos formas de ver y entender la Danza y gracias a ello he evolucionado mucho como bailarina y como maestra de danza.

De otra manera hoy por hoy puedo ver la Danza: desde hace dos meses asisto como oyente a las clases del Maestro Victor Ullate y he aquí donde más he aprendido en toda mi vida.

Permanecer en la perspectiva del espectador y con miras a aprender del mejor maestro del mundo, me ha abierto la mente de un modo sin igual. Claro está que el maestro Ullate es una eminencia en la danza, y todo lo que pueda recibir de él siempre será magnífico, pero ver a los alumnos y al maestro dibujar a la vez la Danza, es una de las cosas que más me ha ayudado.

En definitiva, creo que los Maestros siempre deben seguir siendo alumnos, por suerte yo soy alumna del mejor maestro de danza.