17 mayo 2016

Danza y Vida. El Empiece y el fin de los movimientos. Su esencia eterna.

Danza y Vida. El Empiece y el fin de los movimientos.

En cualquier lugar del mundo existe un escenario para ser bailado, Para que sea lo que es, la misma Danza

Saludando al sol, al aire, moviéndose y siendo una con la energía de la vida. 


Es lo lógico y lo normal, ¿no? Los bailarines crean y dejan morir cada movimiento miles de veces a lo largo de su vida, y cada uno que deja de ser da paso a uno nuevo mejor y más completo para nuestra comprensión humana, mental emocional, física y espiritual.

Por ello no deberíamos tener miedo a dejar ésta piel y mudarnos a otra....pero yo aun no se comprender eso, quizá debo seguir bailando.
 Realmente la Vida es un proceso cíclico, como la Danza, todo gira, todo se mueve en una dirección, todo es o me parece ser cíclico, todo empieza y termina, todo movimiento empieza y termina y alcanza el punto de su máxima expresión en el término medio, en el cual es perfecto, y es en ese punto de movimiento donde uno se queda suspendido.

Apenas puedo decir en cantidad de tiempo lo que dura, por que una vez que estás en él se convierte en eterno, su sensación perdura en la mente para siempre, y los bailarines que lo hemos tocado lo buscamos eternamente para volver a repetirlo una y otra vez.

Aunque es verdad que de ese instante podemos vivir toda una vida, pero el cuerpo nos pide volver a recrearlo una y otra vez, para volver a sentirlo en el presente, y no volvernos locos viviendo la a-temporalidad de la Danza.

Aquí se halla otro de los motores que mueven mi Obra, los Principios Opuestos.
Principio-Fin, no el uno sin el otro, cuanto más se alejan más iguales.
Sólo se diferencian allá donde uno empieza a cambiar en el otro…

Curioso, ¿verdad? hasta me parece una idea embriagadora para detenerse un momento, pensar en ella y luego, BAILARLA.